IN MEMORIAM

COMODORO (R) MIGUEL ADRIÁN MANUEL PLASENCIA

5-SEPTIEMBRE-2018
 
 

“Es en las escuelas de guerra (…) donde todos los oficiales aprenden que no existe alternativa ni sustituto para la pericia profesional que deben exigirse y exigir a sus subordinados”

Desde su natal Rosario de la frontera, hasta los confines de la Patria en el Sur, la dolorosa noticia del fallecimiento del Comodoro (R) Miguel Adrián Manuel PLASENCIA conmovió, a cuantos lo conocieron, especialmente en su querida Fuerza Aérea, a la que sirvió por más de medio siglo.

Largos y reconocidos años de servicio activo honraron las alas de la Patria en distintos destinos de la Fuerza, como también, en el Estado Mayor Conjunto y, particularmente, en este Instituto Superior del que fuera Profesor, Jefe de Curso y, finalmente, Director entre los años 1987 y 1989.

Como Director de la ESGA, tuvo la oportunidad de modificar y adaptar la orgánica del Instituto, en pos de la mejora educativa que aquellos años exigían. Asimismo, en abril de 1987, asistió a la presentación que el Papa Juan Pablo II efectuó en nuestro país, en las instalaciones del Teatro Colón.

Sus años como líder de esta casa de altos estudios estuvieron marcados por la honradez y la lealtad, tanto a superiores como subalternos. Ambas cualidades se transformaron en una marca distintiva de su afable personalidad y dejaron huella en quienes lo conocieron.

Su humildad y generosidad nos siguen dejando enseñanzas a través de sus palabras escritas y, aún hoy, nos instan a seguir en el camino correcto de la superación del alumno, en pos del beneficio de nuestra Institución: “A todos los que tienen el privilegio de ejercer la cátedra en esta Escuela, les pido que continúen dedicando en ella el fervor del verdadero maestro; con humildad y espíritu de servicio, que vuelquen su saber y trasmitan sus conocimientos como verdaderos artistas, pues esa ciencia y ese arte se necesitan para forjar los futuros conductores de la Fuerza”

Como expositor y articulista, la ESGA y la Revista de la ESGA (RESGA) tenían en él a un cultor de la excelencia, fiel a una actitud de vida, que había reflejado en su discurso de iniciación del año académico 1987, el reclamo por “superar uno de los mayores males actuales… El saber las cosas a medias, sin profundidad y, lo que es peor, conformarnos con ello, conformarnos con medias verdades… Desterremos la mediocridad en nosotros mismos, en nuestro entorno, y procuremos recuperar al camarada que ha caído en ella”

Por si fuera poco, deben destacarse, ya en retiro, la prolífica actividad académica que en más de veinte años, con constancia persistente e inasible al desaliento, ejerció como profesor asesor en materias y ejercicios de planeamiento de Estado Mayor Específico, Conjunto o Combinado, en ejercicios de manejo de crisis, estratégicos militares y operacionales, y como titular de la asignatura Defensa Nacional, iluminando a una generación de oficiales de Estado Mayor.

Este encomiable soldado argentino, tan hijo de Salta, que plegó sus alas el 14 de junio del presente, supo asentar la ejemplar condición de caballero del aire, desde su ingreso a la Escuela de Aviación Militar, en la Promoción 24, consustanciado y comprometido con la misión de las Fuerzas Armadas, cristalizando en su larga trayectoria el respeto, la admiración y el aprecio de amigos, colegas y discípulos, que exaltan su condición de servicio y lamentan su ausencia.

“¡No ejerzáis el mando aprovechando que lo tenéis! ¡Utilizadlo para conducir!” . El incondicional Amor a la Verdad y al Bien, en el servicio a Dios y de la Patria, que él supo asumir tan digna y sencillamente, evocan y añoran quienes han tenido el privilegio de su trato y les deja como heredad la exigencia de estar a la altura de su ejemplo.

Encomendamos a la Virgen de Loreto, Nuestra Patrona, para que asista a su familia en esta dolorosa circunstancia y al Señor de los Ejércitos, que reciba su alma, y brille para él la Luz que no tiene fin.

 
 
 

 

 

   
Fuente: ESGA  
Fotografía: ESGA
   
Volver Subir